LIDERAZGO   vs   AUTORITARISMO

Vamos a poner sobre la mesa dos perfiles que se prestan para confusión:


El autoritarismo y el liderazgo.


La persona quien actúa sobre el autoritarismo, reprime, coarta, minimiza y resta sobre la libertad individual; en cambio quien tiene liderazgo, se adapta y fomenta la libertad de pensamiento y acción hacia el bien común.


El autócrata supone que no hay voluntad de cooperar y dicta, juzga e impone; por el contrario el líder, administra, motiva e influye con el fin de obtener la cooperación voluntaria para alcanzar un objetivo mutuo.


Cuando alguien es quien lleva el liderazgo en cualquier relación, debe fundamentar su acción en el amor para mantener el equilibrio y no rebajar a nadie. 


El líder sustentado en el amor , mantiene una conversación abierta y honesta, permitiendo que todos se expresen con claridad y honestidad.


El autoritarismo no solo lo vemos en gobernantes de países que tienen a su pueblo sometido y sin esperanzas;  lo vemos también a menor escala, pero con el mismo y quizás mayor efecto destructivo; como es una madre o padre subvalorando a su hijo, a un esposo llevando por la fuerza los hilos de una relación conyugal, a un jefe explotando a sus empleados,  etc.


Qué fácil es ser autócrata, porque no es necesario afinar su persona para bien social, si no que hace uso de los defectos más perceptibles en las relaciones humanas, la represión, la dictadura, el sometimiento, el desprecio y el fomento de la violencia.


¿Eres líder o autócrata?, responde estas preguntas, tal vez encuentres respuestas:


***¿Las personas que te rodean, te respetan o te temen?

***¿Entre más duro hablas sientes que te haces respetar?

***¿Sientes que las personas te admiran?

***¿Actúas pensando en el servicio y el bien común?

***¿Profesas ideas de bienestar pero nunca lo llevas a la práctica?


¡Gracias por tu lectura y ahora comparte!



Escribir comentario

Comentarios: 0