Siete pautas para evitar la imprudencia

LA IMPRUDENCIA

Según el diccionario, la imprudencia es  la falta o ausencia de prudencia; y si se remite a la palabra prudencia: “Discernimiento, cautela, buen juicio, precaución,  templanza y  moderación”.  Hay personas que tienen una facilidad  para cometer impertinencias y hacer comentarios inoportunos que se pueden traducir en una situación incómoda. Estas personas andan por ahí emitiendo opiniones o comentarios sin tener en cuenta a los que le escuchan a su alrededor. La persona imprudente no tiene la consciencia de medir el impacto de sus actos verbales o comportamientos, los cuales  pueden ser inadecuados y molestar a otros e incluso producir rechazo.

 
¿A qué se expone quien no  cambia  y sigue comportándose de forma incorrecta?
Lo más seguro es el rechazo. Sin darse cuenta, aquellos que actúan de esta forma produce en otras personas rechazo de forma inmediata y creen que quienes tienen los problemas son otros y actúan como si nada estuviera pasando. Hay quienes no “piden ayuda”, y continúan con este comportamiento.


¿Por qué algunas personas reaccionan con chistes flojos ante momentos críticos?
Esto se da evidentemente por una inmadurez emocional, no podemos olvidar que las emociones hay que saberlas controlar. La madurez emocional implica en qué momento o en qué situación soy acorde y sé manejar mis emociones. La inmadurez emocional implica bajo carácter. Y eso se evidencia cuando el individuo no sabe en qué momento expresarse y cómo hacerlo. Este comportamiento se rige y responde a normas establecidas en la educación, impartida por los padres, como también la consciencia que se adquiere  a través de prácticas sociales asertivas donde haya estímulos  y recompensas como también consecuencias y que la persona quien presenta este comportamiento, las asuma a consciencia.

 

¿A qué consecuencias se exponen estas personas si no le ponen control a la situación?
Se requiere madurez emocional, pero también madurez social. Para eso se debe saber cómo controlar emociones, cómo comportarse ante los demás y en qué contexto se está. Se debe aprender a diferenciar los lugares, las personas con las que se comparte, los momentos oportunos para expresarse y usar las maneras más acordes de hacerlo. Una persona que manifiesta situaciones incómodas generará en los demás un mal aspecto, su estima estará en entredicho, será una persona pesada e indeseada.

 

¿Es correcto preguntar y preguntar de manera incontrolada hasta la saciedad?                                                                    Están también las personas que en momentos de tensión quieren conocer detalles, indagar. 

Lo anterior es un reflejo claro de falta de asertividad en la comunicación e inmadurez. Toda pregunta que se hace debe aportar, mas no destruir.  Si no se tiene nada positivo que decir, lo mejor es callar, y de esta manera evitar la ofensa, la incomodidad y el malestar. Es pruedente evitar esa ráfaga de preguntas que demuestran una inestabilidad emocional y falta de razón.

 

¿Cómo superar la imprudencia?

  •  Piense antes de hablar y no diga nada solo por agradar a otra persona, podría estar cometiendo una imprudencia o quedar como alguien que toma confianza demasiado rápido. 
  •  Cuando no se está seguro o conoce  a fondo un tema, lo mejor es ser oyente, mas no participante. Evite ser pesado y grosero.
  • Haga uso de las normas de cortesía: salude, despídase, pida permiso, ofrezca disculpas, guarde silencio, compórtese según el sitio y el momento.
  •  Aprenda a medir la familiaridad y la cercanía con las demás personas para así mismo dirigirse a ellas. Con todos no se puede hablar de la misma manera. 
  • Tenga respeto por las pertenencias ajenas, no tome prestado lo que no es suyo, sin autorización del dueño; no caiga en el error de pensar que tiene tanta confianza que puede tomar las cosas sin permiso y mucho menos pedir prestados objetos que usted sabe son delicados y no se deben prestar. 
  • Diríjase siempre de forma educada a quien escribe, nada de confianzas si no sabes de quién se trata y aunque lo sepa recuerde mantener siempre una actitud respetuosa pues el contenido de su comunicado quedará registrado por escrito
  • Aprenda a separar las cosas: No todas las personas con quien usted se relaciona, deben ser tratadas de la misma manera. Haga uso de la normas de cortesía y diríjase con respeto. Use un filtro inteligente para relacionarse.

 

        Si usted se siente identificado en este aspecto, es tiempo que inicie sus correctivos.

 

 

                                  Gracias por leernos.

Escribir comentario

Comentarios: 5
  • #1

    Clarita (sábado, 27 febrero 2016 17:31)

    Gracias por la ayuda, soy una persona imprudente y me di cuenta, no porque alguien me lo hubiera dicho, aunque eso, me hubiera gustado que alguien me lo hubiera dicho, en vez de decirmen que tengo baja autoestima y baja autoestima, el cual honestamente no creo tener un bajo autoestima. Estudie y perdi largo tiempo en el estudio Psicologico del Autoestima y mi interior siempre me decia lo mismo:"no es baja autoestima", es sencillamente imprudencia, que si viene por la crianza de mis padres, eso ya no importa, cuando soy conciente que mi camino, solo yo lo tengo que recorrer, es tarde para culpara a mis padres; ahora es solo responsabilidad mia, de vencer la imprudencia, con o sin traumas, despues de todo la unica perjudicada en no cambiar soy yo misma y no los demas. Entonces el problema es mio, gracias Psicologos, tomo cada uno de sus consejos y los pondre en autopractica para mi auto crecimiento personal. Muchas gracias.

  • #2

    Anonimo (martes, 08 marzo 2016)

    Mmmm a mi me pasa eso algunas personas se alejan de mi pero como no las veo importantes me es indiferente....son personas que no aprecio lo màs irònico es que me viven diciendo imprudente a mi y cuando ellos hablan no se fijan de las imprudencias que lanzan...el rollo es este LA GENTE SE FIJA EN LA PAJA DEL OJO AJENO CUANDO EN ELLOS TIENEN UNA VIGA....siempre soy imprudente NADIE ME CRIO pero bueno ya soy adulta...criada por si misma...a la manera que creia correcta, el rollo es este...debo cambiar..pero aun asi no justifico que la gente acuse tanto las imprudencias ya que ellos tienen otro tipo de pecado ORGULLO -SOBERBIA-IRA-LUJURIA si se ponen a pensar...cada cual le toca su parte..

  • #3

    Mario (sábado, 09 abril 2016 22:01)

    Muy buenas las pautas eso le ayuda mucho a uno bastante a mejorar las habilidades para que mas adelante no nos vayamos a equivocar.

  • #4

    maria (domingo, 15 mayo 2016 00:31)

    no quisiera tomármelo personal pero lo único que leí aquí son criticas y realmente no ayuda en nada.... lastima el tiempo que perdí leyendo esto... pero bueno se aprende de los errores.

  • #5

    Chiyo (lunes, 09 enero 2017 20:06)

    Buenisimo artículo. Me es de mucha ayuda, yo te sido imprudente buena parte de mi vida pero es momento de cambiar, liberarme de ese yugo que me esclaviza a malas relaciones y fracasos laborales.