La inteligencia y las emociones

Cada persona puede reflexionar sobre sus sentimientos y emociones para poder identificarlos y aprender de sí mismo. Esta es una de las capacidades que identificó Daniel Goleman cuando definió la inteligencia emocional. Además de identificar las propias también es posible reconocer las ajenas e interpretar las señales que se emiten de forma consciente e inconsciente.

Gestos, palabras, expresiones permiten entender a los demás, al entorno y permiten establecer lazos más reales.

La capacidad de ponerse en lugar del otro se conoce con el nombre de empatía. Algo que no todas las personas hacen antes de tomar una decisión, emitir un juicio o realizar una determinada acción. También es cierto que hay personas que tienen mayor facilidad para reconocer en otros sentimientos, deseos, gestos o emociones.

En la empatía influyen las emociones de cada persona y las de los demás y una persona empática es capaz de detectar información emocional que le puede provocar sufrimiento y dolor. Por otro lado, este tipo de personas suelen ser mejores profesionales en diferentes ámbitos laborales.
La energía de nuestro planeta es cada vez mas acelerada y en esa medida debe evolucionar y trascender el ser humano, por lo tanto es indispensable generar cambios en la mentalidad de manera individualizada que redunden en un bien común.

Escribir comentario

Comentarios: 0